¿Sabías queJunio es el mes de concientización sobre cataratas?

En este blog te presentamos la evolución de la cirugía de cataratas a lo largo de más de 4 mil años de historia. ¡Empecemos!

La primer técnica

Con el fin de hacer desaparecer la vista nublada hace 4,000 años, los egipcios implantaron su primera técnica, conocida como Técnica de la Reclinación. 

Modern copy of the painting at the entrance to the Cornea Bank at Ain Sham’s University Hospital, Cairo. Photo: N. Kalstrup, Aalborg).

Técnica de la reclinación

En el mundo romano la primera referencia la encontramos con Celso en el año 25 d. C., que escribe “con el punzón debe llevarse la aguja a la catarata, girándola, lentamente, desplazar la catarata hasta la parte inferior de la pupila. El fundamento de esta cirugía está en que se consideraba al cristalino el órgano central de la visión, y como tal no podía extraerse. Además, se entendía que las cataratas eran una membrana creada delante del cristalino por coagulación del “humor” vítreo. De forma breve, en esta operación, que se realizaba a lo más con una especie de anestesia a base de opio, el cirujano desinsertaba las fibras de la zónula con una aguja de couching hasta que el cristalino quedaba reclinado, a través de una esclerotomía realizada "en un punto medio entre lo negro del ojo y el ángulo externo". 

Aún hoy en día esta técnica se sigue utilizando en regiones de África y Asia.

La Reclinación no fue el único método utilizado para eliminar las cataratas. En el siglo II, un médico griego realmente quitó el cristalino nublado del ojo. Para hacer esto insertaba un instrumento de bronce y extraía la lente nublada el ojo.

No fue hasta 1748 cuando el francés Jacques Daviel implantó la técnica extracapsular, partiendo del método tradicional, realizando una incisión en la parte inferior de la córnea para extraer el resto de cristalino comprimiendo el ojo con un vendaje.

Cirugía extracapsular

Los avances en la anatomía del ojo de autores como Vesalio o Kepler; y el esclarecimiento del papel jugado por el cristalino y la retina en la visión gracias al microscopio, fueron fundamentales para que Jacques Daviel hiciera el primer abordaje de la medicina moderna a este problema. 

En 1747 el cirujano francés Jacques Daviel realizó  la primera extracción extracapsular. Se dispuso a operar la catarata en el segundo ojo mediante el método tradicional, pero el cristalino se rompió pasando en parte a la cámara anterior. Decidió entonces realizar una incisión en la parte inferior de la córnea, y mediante presión, extrajo los restos de cristalino y comprimió el ojo con un vendaje. El paciente recobró la visión, aunque poco después la perdió definitivamente por una infección, una complicación muy frecuente en esa época.

Técnica intracapsular

Poco tiempo después, surge una nueva técnica con el fin de evitar las complicaciones de la extracción extracapsular. El Dr. Samuel Sharp realiza en Londres la primera extracción intracapsular o del cristalino completo ("in toto"). Mediante una incisión inferior de 180º y presionando con su dedo pulgar hacia abajo, Sharp extraía el cristalino. El principal problema era lograr romper las fibras zonulares que mantienen suspendido el cristalino. Muchos oftalmólogos contribuyeron a mejorar la técnica en los años siguientes, entre los que destaca Albretch Von Graefe (considerado el mayor oftalmólogo alemán del siglo XIX y padre de la oftalmología moderna, retrato junto a estas líneas). En 1864, mediante un nuevo cuchillete quirúrgico diseñado por él, modificó la incisión corneal, realizándola lineal y superior para evitar las irregularidades y la deficiente coaptación de las heridas.

Intracapsular vs. Extracapsular: La afaquia

Desde principios del siglo XX hasta mediados de los 80, la técnica de extracción intracapsular de la catarata fue ganando adeptos. Hacia 1980, los cirujanos de catarata estaban muy satisfechos con sus resultados, aunque los pacientes operados, no tanto. Se enfrentaban a una nueva situación: la afaquia. Al extraer en su totalidad el cristalino, el ojo perdía su lente intraocular natural  y el defecto refractivo debía ser corregido. El método convencional para hacerlo eran unas gafas específicas para este problema. Se trataba de unas lentes gruesas, de alrededor de 10 dioptrías, con inconvenientes como la magnificación de la imagen, la limitación del campo visual, el peso excesivo y, lógicamente, deficiente aspecto estético. Otra forma de corrección de la afaquia es la utilización de lentes de contacto, una opción contraindicada en algunos pacientes, por riesgo de intolerancia, conjuntivitis, problemas alérgicos, queratopatias o úlceras corneales, complicaciones que pueden llegar a ser muy graves. Actualmente, no se concibe una operación de catarata sin la colocación de una lente intraocular, que sustituya a las dioptrías del cristalino extraído.

Avances y Tecnología: lentes intraoculares

A mediados del siglo XX se introdujo el usar una lente intraocular durante la operación de cataratas.

Usando un material llamado polimetacrilato de metilo el Dr. Harold Ridley intentó reemplazar las lentes internas del ojo en pacientes con cataratas. Aunque esta técnica no tuvo el éxito esperado, Ridley introdujo la idea del reemplazo de lentes, un método que cambiaría el curso de la historia.

En 1967 Charles Kelman introduce la facoemulsificación, técnica que utiliza ondas de ultrasonido para emulsionar el núcleo de la catarata y eliminarla mediante aspiración a través de una pequeña incisión.

Sin embargo, aunque este proceso fue útil para eliminar las cataratas, los expertos buscaban una forma eficaz para reemplazar el cristalino.

Fue entonces cuando en 1978 el Dr. Kai-yi Zhou realizó el primer implante ocular plegable fabricado con silicona por lo que podía doblarse y hacer posible la inserción.

Uno de los mayores descubrimientos en el mundo de la oftalmología fue en 1981 cuando la Dra. Patricia Bath inventó la Sonda LáserPhaco que usaba energía luminosa para eliminar las cataratas. Fue completada en 1986 y patentada en 1988.

Este invento ayudó a la Dra. Bath a devolver la visión a pacientes que habían padecido cataratas durante más de tres décadas.

La cirugía de cataratas en la actualidad

Las cataratas son la causa más común de pérdida de visión en las personas mayores de 60 años y el motivo principal de ceguera en el mundo. Actualmente no existe un tratamiento farmacológico, por lo que la única solución definitiva es una intervención quirúrgica. 

Afortunadamente, la cirugía moderna de cataratas es uno de los más seguros y eficaces procedimientos quirúrgicos que se realizan hoy en día. 

En la actualidad, la técnica más empleada para tratar las cataratas es la facoemulsificación más implante de lente intraocular. Los avances en la cirugía de cataratas asistida con láser la han convertido en un procedimiento seguro, eficaz y predecible.

 

#NuestroEnfoqueLaVisión