La diabetes es una enfermedad crónica con gran prevalencia que genera numerosas complicaciones, entre las que se encuentran las afectaciones oculares, manifestadas mayoritariamente en forma de retinopatía diabética, cataratas o glaucoma, su gravedad deriva del alto riesgo de ceguera asociado a cada una de ellas. 



En la mayoría de los casos, las personas no saben que sus ojos presentan daño hasta que los problemas son graves. Por esto es muy importante prevenir estos padecimientos con asistencia oftalmológica regular, mantener estables los valores de la glucemia junto con la presión arterial y llevar un estilo de vida saludable. 

En el caso de la retinopatía diabética, esta puede progresar durante un tiempo prolongado sin causar molestias notables, es por ello que el diabético debe acudir al oftalmólogo mínimo una vez al año.



Lee: ¿Has escuchado hablar de la Retinopatía diabética?

Si desafortunadamente no se pudo evitar la retinopatía diabética, con un tratamiento oportuno y constante se puede prevenir la progresión de esta y, por lo tanto, la pérdida de la visión. Te brindamos las siguientes recomendaciones:

  1. Mantener una adecuada nutrición.
  2. Abstenerse de la nicotina y del consumo de alcohol.
  3. Mantener los valores de azúcar en la sangre.
  4. La hipertensión arterial debe ser tratada constantemente.
  5. Cuanto antes se detecte la enfermedad retiniana diabética y se use el tratamiento, mayores serán las posibilidades de eliminar definitivamente la afección.


Lee: Retinosis Pigmentaria ¿Sabías que esta enfermedad es hereditaria?

Adicional:

A menudo la diabetes presenta diversos síntomas que pueden servir como indicadores para detectarla, sin embargo, siempre es necesario recibir el diagnóstico de un médico especialista. Aquí enlistamos algunos de los síntomas más comunes:

  1. Sed excesiva.
  2. Constante necesidad de orinar.
  3. Inusual pérdida de peso.
  4. Lenta cicatrización.
  5. Visión borrosa.

Hagamos conciencia sobre esta enfermedad ¡Cuídate!

Nuestro Enfoque... TU SALUD.